Valientes

jueves, 21 de junio de 2012

Los pilares de mi vida.


Sé que no es la mejor etapa de nuestra vida, sé que estamos pasando entre todos tiempos difíciles porque lo que le afecta a uno repercute en todos. Tengo la certeza y la confianza que esto es sólo una mala racha que pasaremos con creces. Pero ahora no es momento de hablar de cosas medianamente tristes. Ahora es un momento de agradecer, sonreír y llorar...
Primero de todo empezaré con un gracias. Gracias por haberme dado la oportunidad de estar en este colegio, porque un buen día escogisteis que me educase aquí, entre cuatro, pareces entre un gran patio y con unos grandes profesores y amigos. Gracias por haber colaborado en mi educación junto con ellos, porque ambos habéis conseguido que hoy sea quien soy hoy. Convertirme en alguien de quien me siento orgullosa y no me arrepiento y eso gran parte es gracias a vosotros, a vuestra paciencia, sencillez, humildad y preocupación hacía mí.
Hoy me siento más adulta, siento que estoy dejando poco a poco mi niñez atrás y estoy empezando una nueva vida. Ahora me siento llena de energía, ganas de disfrutar cada segundo que me otorga la vida, me siento con responsabilidad y valentía ante cualquier problema o situación que se me venga encima, me siento fuerte, me siento bien y feliz de ser quien soy.
Quiero deciros que a pesar de las adversidades, siempre os he querido, os quiero y por supuesto os querré. Porque sois mis grandes pilares junto a la Laura que me acogéis cuando todo esta oscuro, cuando me cierro en banda y no quiero escuchar a nadie. Sois los que me secaréis las lágrimas cuando más sola, más triste y desolada me sienta... Cuando crea que todo esta perdido y que no me queda nada por lo que luchar me daréis ánimos y me diréis que esto es tan solo el principio, que aún queda mucho por delante, muchas sonrisas por esbozar, muchas historias por escribir y muchos sueños por cumplir. Sin vosotros no sería nada, necesito teneros a los tres a mi lado, porque sois lo más importante para mi, os quiero con toda mi alma y no quiero perderos nunca. Juntos somos más fuertes y capaces de luchar contra todo lo que se nos ponga por delante y lo importante es que hemos estado, estamos y estaremos por siempre juntos. Nos secaremos las lágrimas mutuamente y dibujaremos nuevas sonrisas en la cara del otro, porque somos una familia.
No puedo poneros en un simple papel lo que significáis para mi, me encargaré de demostrároslo cada día un poquito más, y cada vez más, pero nunca llegará un día que diga ya esta no puedo querer más, porque no llegará nunca, siempre podré quereros un poquito más, siempre podré necesitaros más... El amor de unos padres hacia unos hijos es incondicional pero el de los hijos hacia los padres para mi lo es también. Es un amor incondicional e indescriptible y que jamás podrá ser sustituido.
Nunca os cambiaré por nada ni por nadie, porque sois los mejores padres del mundo, sois lo más importante de mi vida, sois mi felicidad y sin vosotros no soy nada... Este es mi pequeño, humilde y sincero agradecimiento por estos 16 años de mi vida, de los cuales 10 han sido en este colegio, gracias a vosotros.
Para acabar deciros una vez más que os quiero. Que estoy aquí con vosotros para lo bueno y para lo malo. Podéis contar conmigo siempre, siempre.
Te quiero mamá. Te quiero papá. Te quiero Laura. Vosotros tres los sois todo, absolutamente todo... Hasta ahora. Y disfrutad conmigo de este día tan especial y deseado para mí. Una vez más pero no última, os quiero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario