Valientes

martes, 12 de junio de 2012

Ahogada en el océano.

Abajo, más abajo, mucho más abajo, ¿puedo caerme más? Soy yo que estoy en contra del mundo o es el mundo en que esta en contra mía? Sea como sea no estoy hecha para estar aquí, no ahora que un cúmulo de sentimientos están invadiendo mi espacio, mi libertad, mi vida. Caigo, caigo más, mucho más caigo. 
Me siento pequeña y diminuta en un océano tan grande de seres vivos pero ninguno dispuesto a ayudarme, todos siguen en sus cosas, no miran alrededor. Me giro hacía el norte, nada. Me giro hacía el este, nada. Me giro hacia el sur, nada. Me giro hacía el oeste, nada. Nadie ni nada están dispuestos a socorrerme. Una vez más voy a tener que salir sola de aquí, encontrar una orilla. Pero, como voy ha saber hacerlo si no sé nadar? ¿¡Como!? Cuando lo ves en los demás es fácil y logras imitarlos, pero ahora que no tienes un punto claro de referencia, alguien que te pueda guiar en este océano tan grande, como se supone que saldrás? Olas y más olas me llevan de allí allá sin un rumbo en concreto, me dejo llevar por su vaivén y que el tiempo decida como debo acabar. Puedo intentar nada, bucear o caminar sobre el agua, pero ninguna de esas servirá. Acabaré ahogándome, pero yo intentaré aguantarme, tengo que hacerlo. 
Pero después de tanto rato ahí, me viene una pregunta a la cabeza que aún no he logrado encontrar la respuesta, como he acabado ahí? 
o último que recuerdo es que estaba bien, con mi familia, mi novio y mis adorables amigos. Que más podía pedir y tener? Lo tenia todo. Pero de un día para otro, la luz del sol nubló mi camino y desde entonces todo se llenó de nubes negras y alguna que otra rosa, pero cuando conseguía volver a ver el Sol algo le hacía desaparecer. Y aquí estoy. Otra vez. Cuando lograba ver el Sol, desapareció, una vez más. Y la pregunta es, ¿por qué?.



PD: quiero salir de aquí, de este océano sin nombre.. de este maldito y repugnante lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario