Valientes

domingo, 29 de abril de 2012

Te necesito como el vivir.

La imperfección es la mayor perfección.

La gente comete siempre el error de pensar que las personas se pueden sustituir, que se pueden remplazar. Pero no se puede, puedes encontrar a alguien distinto, puedes volver a enamorarte, pero debes saber que nunca volverá a ser igual. Puede que sea mejor, peor o simplemente distinto.
Nunca le olvidare, pensé. Y es verdad nunca podre olvidarle, pero si que se que podre superarlo, lo superare con humor, poco a poco, recordando todos los días cada una de sus sonrisas, recordando cada uno de sus te quieros y recordando cada una de nuestras noches.
Puede que hoy este lloviendo, pero la lluvia no durara tanto como para que me ahogue, solo me mojara y pasare frío. Pero al final saldrá el sol y sonreiré mirando al cielo.
Te fuiste por la mañana, y por la noche quisiste desaparecer, quisiste que sintiera lo que tu sentiste... pero no fue así. ahora me atormentas por las noches. Pero no lo conseguirás, yo si, yo cada vez te pienso menos, te extraño menos y voy superandolo. Ojala hubieras sido tan valiente como para saber llevar la situación, pero solo me has demostrado el miedo que tienes. Voy haciendo mi camino... escribiendo nuevas aventuras, no se que sera de ti, ni siquiera te entiendo, en verdad, nunca he llegado a entenderte. así que la historia va llegando a su fin... poco a poco. Aunque en realidad siempre seras mi debilidad.

Ahora.

y cuando menos lo espero, y cuando todo lo malo ha pasado ya por mi cabeza, cuando comienzo a plantearme lo que siento y creo que ya no vale la pena seguir con esto, cuando quiero odiarte.. cuando me odio por no ser capaz de hacerlo, y cuando no me lo creo, cuando ya estoy casi segura de que me he vuelto a equivocar y me han vuelto a fallar.. apareces de nuevo y consigues que todos los 'y cuando' se me olviden y solo me quede con los 'y ahora'

lunes, 23 de abril de 2012

¡No busques la felicidad, la llevas dentro, sólo sácala!
Y a veces nos preguntamos cosas como por ejemplo: ¿Qué estoy haciendo? ¿Es lo que quiero de verdad? ¿Soy feliz o seré feliz?. La vida esta llena de preguntas sin respuesta, llena de interrogantes. Nunca encuentras un sentido a lo que haces. Nunca sabes si lo que estas haciendo te va a traer algo bueno o algo malo. Nunca sabes ni sabrás si lo que haces es lo que realmente tienes que hacer. 
Todos hemos estado en un situación en la que tenemos que elegir, pero esa elección, en ese preciso segundo no sabes si esta bien o simplemente tenías que haber elegido lo contrario. Lo que esta claro que elijas lo que elijas ya no habrá vuelta atrás, tu oportunidad de elección habrá pasado y sólo te quedará la opción de conformarte. 
A veces acostumbramos a pensar que es mejor saber cuál es el camino de la felicidad, el camino que no te hará sufrir, el camino en el que todo será sonrisa y facilidad para realizar las cosas. 
Pero muy sinceramente yo no quiero un camino así, un camino de felicidad fácil. Yo quiero luchar y sinceramente a veces va bien sufrir. Sufrir, cometer errores, equivocarte, fracasar, caer, llorar todo eso te hace aprender, te hace madurar y lo que es más importante te hace más fuerte. Para mi la vida hay que vivir sentimiento de todo tipo, encontrar la felicidad aprendiendo de errores, aprendiendo lo que sabes que tienes que hacer bien o lo que no debes hacer. Quiero luchar por lo que quiero, eso es lo que tendríamos que hacer todos, luchar por las cosas que queremos, por las personas a las que queremos. Tenemos que aprender a querer a las personas, valorarlas, y querer implica aceptar lo bueno y lo malo. No sólo lo malo. Porque sino eso no es querer. 
Amar, confiar, respetar, lealtad, valentía y sobretodo humildad para mí son las palabras que más marcan en mi vida, las palabras que intento respetar y valorar más, las que algún día, me gustaría tener como virtudes. Si consigo todo eso, entonces, alcanzaré la felicidad.

martes, 17 de abril de 2012

Reflejos en la barra del bar I.

Recuerdo perfectamente el día que le vi. Mediría 1.80m aproximadamente, corpulento, tenía unos ojos verdes como un prado, un cabello corto y ondulado que le tapaban sus diminutas orejas. Me sentía completamente observada por su mirada triste, oscura y inquietante. No podía entenderlo. Mis piernas empezaron ha componer un ritmo que ni yo podría controlar. Mi respiración fue aumentando. Tenía calor, mucha calor. Empecé a quitarme la sudadera, el pañuelo. Nada. Parecía uno des esos días de verano en los que sólo te apetece o bien, estar todo el día metido en la playa y acabar como una gamba o, quedarse en casa con el aire acondicionado viendo la televisión. Era simple. No llevaba ni 15 minutos que él había entrado en el bar.
Me estaba cabreando. Me estaba inquietando. Me estaba poniendo de los nervios. Y me levanté. Cogí coraje y le plante cara:
-¿Que te pasa, quieres dejar de mirarme ya? -dije con tono de enfado.
-Me gusta ponerte nerviosa -me dijo con una voz que me descolocó.
-No te conozco de nada. Déjame tomarme el café, llevo un puto día de mierda y no quiero que un idiota como tu acabe de fastidiarme así que si no te importa, olvídate. - dije enfadada, enfadadísima.
-Tienes la voz de un ángel. Nos conocemos más de lo que piensas Ari,te gusta que te llamen así verdad Ariadna?- dijo con tono burlesco.
-Cómo sabes mi nombre? - dije exhausta.
- ¿No te acuerdas de mi? Vale, soy Fernando García, el Nando. -dijo con su melodiosa voz.
Y lo inesperado volvió apoderarse de mi. El miedo volvió a mi corazón. Le conocía. Era ése chico bajo, con gafas, el típico empollón solitario. Estuvo enamorado de mi durante mucho, mucho tiempo. Pero yo fui una miserable con él. Le fastidié todo lo que podía y más. Fui muy injusta. Y ahora que le tenía delante de mí. Tan guapo, tan todo. Absorta en mis pensamientos él me estaba llamando.
-Dime, dime, perdona.. - dije con miedo
-Veo que te acuerdas de mi.. pues ahora sabrás lo que un día perdiste - dijo con intriga.
Le miré, no podía aguantarle la mirada, su abrumadora mirada reflejada en la copa de whisky de la barra del bar hizo que me se me estremeciese todo el cuerpo. Estaba nerviosa, exhausta, perpleja, atónita, no podía creerlo. Fui cobarde y huí, me fui corriendo.
Cuando creía que estaba lo suficientemente lejos me di cuenta que tenía algo en la mano. Era un papel. Lo abrí. Y ponía textualmente: "Jamás te olvidaré, pero no te olvides, que tú tampoco lo harás".

domingo, 15 de abril de 2012

Cámbiame el mundo.

Sólo necesito que me hagas sonreír otra vez....
Vuelvo a caminar sin rumbo. He vuelto a perder el norte, donde estoy? Tengo que crear un nuevo camino, necesito salir de este camino. Necesito olvidarme del si y del no. Quiero saber si esto es un hasta siempre o solo el comienzo de un para siempre. Necesito saber que no me quedaré sola, que mientras en la calle llueva, mientras no tenga una sonrisa para dedicarte, cuando crea que todo esta perdido.. tú estarás conmigo, me abrazarás bajo la lluvia, me dirás lo mucho que me has echado de menos. Quiero que me digas que todo saldrá bien, que te quedaras conmigo. Que esto es sólo el principio de algo nuevo, de algo diferente, de algo de verdad. Sé que tú eres mi salvación, que siempre lo has sido. He sido tonta por no darme cuenta lo mucho que me querías, el daño que te estaba haciendo al girarte la cara. Pero ahora estoy aquí. Para ti. Quiero cambiar las lágrimas por sonrisas, las tristezas por esperanzas. No quiero encontrar el Norte. Quiero encontrar el sur. No quiero algo blanco quiero algo verde lleno de esperanza. No quiero caminar, quiero volar. No quiero soñar, quiero vivir. No quiero ser feliz, quiero gritar a la felicidad y libertad, siempre y cuando esté junto a ti. Quiero cambiar el cielo por el infierno. Quiero cambiar la guerra por la paz. Quiero tragarme mi orgullo por ti. Quiero que cojas tus manos, me las pongas en mis mejillas sonrojadas y me digas: "te quiero". Eso bastará para que me vuelva entre tu pecho y acaricie tu delicado pelo, esas palabras cambiarán tu mundo y el mío. Volveremos a ser uno, te lo prometo.


sábado, 14 de abril de 2012

La misma historia de siempre.


Ya estamos. Ya empezamos otra vez. Todo se repite. El pasado se apodera de mi presente. Y mi presente marca mi futuro. ¡No, no, no, no!
Si tú saltas yo salto. Solamente tú.
¿Por qué otra vez ami? ¿Por qué? Siempre me pasa lo mismo. No, si la tonta soy yo por ilusionarme y pensar que esta vez sería diferente. ¿Pero no puede salir bien, por una vez, solo una vez? Pues nada vuelta a empezar, vuelta a coger los pañuelos y a secar lágrimas. Vuelta a sentirte sola, sentir que nunca vas a tener a ese príncipe que sale en todas las películas Disney, que nunca vas a experimentar a ese amor que se queda.Vuelves a necesitar más que nunca a tus amigas, cada uno de esos abrazos y poder llorar en su hombre. Que nada, vuelta a empezar. Pero aún así no pierdo ni la ilusión, ni la esperanza.


viernes, 13 de abril de 2012

Me equivoqué.

No. No. No y tres mil veces no. Era imposible. Tú no puedes estar haciéndome esto. No tu. Te creía mi mejor amiga, creía que estarías a mi lado. Pero ahora veo que sólo eres una más. Que lo único que quieres es ir provocando. Quieres arrebatarme lo que es todo para mi. Lo que me hace sonreír en cada momento de mi vida. Quieres arrebatarme y romperme el corazón. Creí por un momento que éramos almas gemelas, que nos entendíamos, pero no. Tuviste que hacerme esto. Pero quiero que sepas que yo seguiré estando ahí. Sí. Como una tonta... porque ya nos hemos odiado durante mucho tiempo. 
Queda poco tiempo. Y no creo que esto vaya más allá de las puertas del colegio. Me has fallado. Me has decepcionado. Pero lucharé con aire, cielo, tierra y mar para que no me quites lo único que tengo.

lunes, 9 de abril de 2012

Salida de emergencia.


Notaba que la soledad se estaba apoderando de mí. Podía notar la fragancia del silencio. La luz de la oscuridad. La melancolía de mi anterior vida. Podía notar una mirada clavada en mí. Podía notar la ausencia de aire que hacía dos segundos se encargaba de despeinarme. Estaba sola, absolutamente sola, sin nadie a mi alrededor, en un agujero negro del cual no sabía salir, no podía ver la salida, era todo demasiado oscuro. ¡¿DÓNDE ESTÁ LA SALIDA?! me preguntaba una y otra vez. Espera. Primero debo recordar la manera de como he acabado ahí.

martes, 3 de abril de 2012

Almas entrelazadas.


Aquí estoy. Otro día más. Repleto de lluvía, oscuridad y rayos de sol que luchan por salir a la luz, rayos que quieren transmitir esperanza de un nuevo día a todos aquellos que la han perdido ya.
Es increíble que como por cada sitio que paso, cada olor que noto, cada gusto que presiento, cada voz que oigo, cada alma que oigo me hagan recordar ati. Sólo la presencia de un chico alto, guapo y un poco desastre me hagaa recordar a ti. Anhelo nuestras conversaciones largas y temerosas por el telefono en las que no pasaban ni dos minutos y ya me estaba volviendo a reir. Hoy es otra vez nuestro día de las dos montañitas, tanto tiempo a pasado, tantos besos perdidos, tantos abrazos fríos a uno mismo, tantos recuerdos vivos, tantas esperanzas rotas y todo por el deseo y desespero de un ansiado, humilde y sincero corazón. Tal vez físicamente no estemos juntos, tal vez nunca volvamos a estarlo por diferentes motivos, por diferentes formas de pensar, diferentes maneras de ser. Pero sabes que en lo más profundo de nuestro corazón, sí, en el de los dos, nos amaremos. Por el simple hecho que estamos destinados ha hacerlo. Nuestras almas siempre han estado entrelazadas, siempre han luchado por ver un nuevo amanecer, han luchado por todas las adversidades que se han encontrado. Ahora no será diferente. Todo lo que hemos vivido nos ha hecho más y más fuerte. No sé que será más fuerte si unirnos físicamente o unas almas unidas hasta el fin de los tiempos. Porque no habrá otra que la pueda sustituir. Te quiero serán nuestras dos palabras prohibidas que jamás volveremos a pronunciar por eso solo tenemos que recordar esa dulce melodia que nos salia al decirlo en un tiempo lejano, en un tiempo presente que ya no está.

lunes, 2 de abril de 2012

Un TIC sin un TAC

Son las 18.56h de la tarde. Las horas pasan. El tiempo vuela. El tiempo ya no cuenta. Los relojes solo hacen TIC, el TAC se fue el mismo día que tu desapareciste. Sola. Estoy sola sentada en un banco mirando al mar, con una fanta de naranja en la mano y en la otra mi queridísimo HTC. Ya no soy nadie. Veo la gente pasar. Gente que hasta entonces me gusta ver, imaginar el porque al levantarse se habían puesto esa ropa. ERROR, mi mente ya no piensa en eso. No se fija en la ropa. Ahora fijo mi mirada en las caras. Y en cada una de ellas pongo la tuya mientras busco desesperadamente la de verdad. Mientas mi corazón lleva un ritmo frenético, vagando por cada una de esas personas en busca de ese ansioso y desesperado TAC que un día dejé atrás. Esta decidido tengo que encontrarlo. SI o SI. Yo fui la que dejo que se fuese, a la que dejo que el tiempo se fuese. ERROR, estaba equivocada cuando pensaba que él tenia la culpa de todo.
Corro, corro a marchas forzadas, parezco un velocista que corre por llegar en 10 segundos el primero a la meta. En mi caso solo tarde 4 minutos 56 segundos, sí, aún lo recuerdo. Pico al timbre. Me encantaba su timbre era el clásico ding dong, que ahora por desgracia sólo era un diiiiiiiiiiiiiiing. No. No puede ser. Él me abre la puerta. Estaba con una toalla tapándose las piernas. Es tarde pensé. Todo ha terminado. Le miré, le miré fijamente. Y noté como brillaban mis ojos. Le sonreí. Si, le sonreí. Y salí corriendo. Nunca me molesté en preguntar que hacía con una toalla en las piernas, simplemente pensé que lo habría pillado en un mal momento y que en su cama habría alguien más. No me molesté en pensar si podría ser que hubiese acabado de salir de la ducha, estaría a punto de vestirse o recordar que él siempre iba con una toalla entre las piernas.

domingo, 1 de abril de 2012

Hoy 1 de abril nace un nuevo yo. Sí, creo que ya es hora. La gente se lo acostumbra a proponer al empezar un nuevo año, pero ¿para qué? si después no lo vas a cumplir. Yo pienso que te tienes que proponer algo cuando realmente lo vayas ha hacer. Sí. No sé porque lo hago. Pero se que lo tengo y debo hacer. Siento que no soy yo, no, no soy yo. He cambiado. No puede ser. No quiero. En poco tiempo he madura, sí, lo sé, lo noto. Veo las cosas de otra manera, me veo diferente. 
Sólo sé que no hay nada mejor que proponerse algo un 1 de abril, recién llegada la primavera, después de un paseo por la playa, viendo la gente bañarse, viendo como se acerca el verano, viendo como las sonrisas de la gente florece. Viendo como la tristeza que produce a algunos el invierno se va y se implantan en ellos una dulce, cálida, sudorosa pero con una vitalidad envidiable. 
BIENVENIDA PRIMAVERA, te estaba esperando.