Valientes

sábado, 1 de junio de 2013

Que el mundo se detenga..

No creas que es fácil estar así, a diez metros de distancia, verte cruzar el semáforo, la calle mojada y el agua empapando mi cara, el pelo pegado a mi rostro, y entre él puedo ver tu cuerpo cada vez más cerca, caminando hacia delante, un instante en cruzarnos y tu mirada se esconde, tímida, intentando evitar la mía bajo el gorro de tu abrigo negro. Pero sonríes, el brillo de tus pupilas te delata, te ha gustado encontrarnos y perdernos, pero vuelves a huir, lejos, sin decir nada. Huyes. No es fácil verte pasar por mi lado, paralelamente, y no quieras acordarte de mí, de mis ojos, de mis manos que ahora se esconden congeladas dentro de los bolsillos de este fino jersey. Hace frío, mucho frío. Y el agua empieza a filtrarse por los poros de mi piel, lentamente alcanzando mi corazón, y lo ahoga. Mi corazón está ahogado, ahogado por tu nombre, por tu amor. Estoy aquí, quieta, parada, vacía, congelada. Y la gente no deja de cruzar esta calle, este semáforo. Vienen y van, sin importarles nada. Y ami importándome sólo tú. ¿Que egoísta, verdad? Quiero rebobinar, retroceder, dar marcha atrás, lo necesito, por favor, que todo se detenga en el instante en el que nuestras miradas se encuentran, se pierden y huyen felices de verse. Que se pare el mundo hoy para poder disfrutarlo mañana.  



Let her go - Passenger 


Que difícil es estar vivo y sentir que estás muriendo.


3 comentarios:

  1. Que preciosidad de verdad!! me a encantado :)

    ResponderEliminar
  2. Me gustó muchísimo lo que escribiste. A veces yo también quisiera detener momentos para que duraran para siempre. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar