Valientes

sábado, 8 de junio de 2013

El final que nunca llegó..

Sabía lo que vendría después, sabía que esto había cambiado y cambiaría para siempre el pronombre "nosotros". Aunque en lo más hondo sabía que este momento llegaría algún día, pero.. ¿tenía que ser precisamente ahora?
-Esto tiene que acabar, he estado con otra. 
Esas palabras fueron lanzadas directas al corazón, sin que yo pudiese esquivarlas, llegaron, dolía, fue como si una parte de mi se hubiese roto, empezase a saborear la muerte, la muerte de un amor en el que nunca debí retomar el juego. Me ilusionaste y luego te lo llevaste todo contigo. ¿Eres feliz? ¿Es lo que querías? Ya lo tienes, has ganado. No quiero que vuelvas. Vete por donde un día viniste. Lárgate. No quiero volver a verte y si lo hago créeme que me dolerá, pero que tu no verás ese dolor, nunca. 
Se acabaron las oportunidades, las ganas de intentarlo, de luchar, de quererte. Me he cansado de querer algo que duele, es como abrazar una rosa con espinas, como acariciar un cactus con la yema de los dedos, como meterte en un jardín lleno de dolor. Se acabó. Cueste lo que cueste te quiero fuera de mi vida, ni un solo segundo más.
Hubiese preferido que las cosas hubiesen sido diferentes, pero tu decidiste jugar con fuego, tentar a la suerte, desafiar al destino, apostar por lo prohibido. 
Solía pensar que el día que esto acabase habría es que dicen del "último abrazo", "último te quiero", el abrazo que marcaría un "hasta siempre". Pensé que sería diferente. Fíjate lo ingenua que fui que creía que nuestra historia sería una historia infinita que buscaría siempre el perfecto final y se perdería en el camino, pero no ha sido así, "nosotros" hemos tenido un final continuo, y ninguno de ellos ha marcado el "FIN" definitivo. Y puede que este sea otra vez más de lo mismo. Pero créeme que cuando vuelvas yo ya no estaré. No para ti. 
Ahora siento mi corazón roto en mil pedazos, curtido en mil batallas de las cuales ninguna fue ganador, está llorando por algo que nunca debió querer, está pagando el precio por el que nunca debió apostar. 
Desde ese momento, una parte de mi empezó a morir lentamente, muy lentamente...


Everytime we touch - Cascada


I'm a survivor of your love

1 comentario:

  1. "nosotros" hemos tenido un final continuo, y ninguno de ellos ha marcado el "FIN" definitivo.

    esta frase...uff, cuánto me suena esa situación.

    ResponderEliminar