Valientes

domingo, 2 de junio de 2013

Un final sin un "fin"

Nunca quise arañarte el alma, desmenuzar tu corazón, arrancar cada poro de amor que tenías en tu piel, jamás quise quemar tus labios. Nunca quise hacerte daño. Durante mucho tiempo he intentado buscar una razón por la cuál intentarlo, y la tenía, siempre la he tenido y siempre me ha acojonado la idea de compartirla. 
Es por eso que ahora estamos en un punto muerto, que nos lo puede dar o quitar todo, absolutamente todo lo que siempre hemos querido. Está en mis manos. Las reglas del juego las dictan nuestros corazones, llevarlas a cabo depende de nosotros, pero tengo que ser yo la que empiece a jugar, lo antes posible. Jugar a un juego que nunca terminó, que dejamos empezado a merced del tiempo, esperando que él le diese un final por nosotros, y por culpa de eso ahora ésta es la sentencia que ha dictaminado para nosotros. Pero estamos a tiempo de seguir jugando. Un poco más. Hasta que la palabra "siempre" enamore a un "nunca".
No es una segunda parte, ni si quiera el final de la primera, es una continuidad, un "mañana", un "luego" que se ha convertido en nuestro "ahora". ¿Indiferencia? ¿Miedo? ¿Orgullo? ¿Temor? Nada de eso. No. Ahora somos nosotros los reyes del juego, nosotros mandamos, nosotros decidimos, nosotros actuamos. 
Es como aquella oración sin punto, inacabada, sin final. Y es por eso que yo nunca pude poner un punto y final a una oración que no acabase con un "para siempre". 
Juguemos. Hagámoslo por los dos. Yo voy ha hacerlo por mi, por ti, por un nosotros que nunca debió quedar atrás. Voy a regalarte lo mejor de mi, aquello que nunca te di y debí darte, aquello que ambos necesitamos. Voy a concederte mis mejores días, y los peores lo vamos a convertir en mejores, juntos. Quiero intentarlo. Tengo la necesidad de necesitar intentarlo. Tengo las ganas y la ilusión suficientes para conseguirlo. Perdámonos entre sonrisas que nos llevan a una infinita felicidad. Dejemos que el pasado quede lo suficientemente cerca para no olvidarlo y lo suficientemente lejos para no repetirlo. No nos preocupemos, por un mañana que puede que no exista. Hagamos de "hoy" un ayer y un mañana eternos.


Leona Lewis - I will be

Si quieres ser feliz un instante, usa la venganza;
 si quieres ser feliz toda la vida usa el perdon

3 comentarios:

  1. Perfecto.Te sigo.
    http://talvezquizasprobablemente.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. hola! acabo de conocer tu blog y me gusta mucho! así que me quedo por aquí siguiéndote, muchos besos y te invito a inscribirte a un sorteo que tengo en mi blog
    http://siempremisspetula.blogspot.com.es/2013/05/sorteo-para-celebrar-ls-400-seguidors.html

    ResponderEliminar