Valientes

jueves, 13 de junio de 2013

Dile a ella que te cuide..

Hoy me dejas por otro cuerpo, otro aliento, otros brazos, otros labios.. Y no quiero despedirme aún de los tuyos. Es por eso que no voy a despedirme de ti ahora. Así que le escribo una carta para decirte adiós a tus silencios, a tus besos, y a tu voz. Porque no pienso estar aquí hoy para despedirme de ti mañana. 
Despídete de todos los olvidos. Los recuerdos seré yo la que se los quede, no admito una discusión. Dile adiós por mi a todas esas veces en las que no supimos estar a la altura, dar la talla en cada una de las situaciones que se nos planteaban, simplemente nos dedicábamos a permanecer allí, aguantando sin saber muy bien que hacer. Dos inocentes ilusos por creer en un amor que iba más allá de esas cuatro letras, un amor que iba más allá de nosotros mismos. Un amor que vino tan rápido como se fue. Porque llegó el día que reconociste el paraíso en otras manos y decidiste por todos tus silencios, besos y corazón que eran mucho mejores que las mías para guardarlos, para cuidarte.
Ahora puedes decirle a ella que los cuide, que los reconozca como suyos, como una parte más de su cuerpo, pero que no intente quererlos como los quise yo, que no intente ponerle todo el cariño que yo les regalé, porque eso, es imposible. Procura que cuando no estés a su lado vea que la vida no tiene ningún sentido sin cada detalle, y que pase por alto ese mal que de tanto en tanto sale por tu boca y que sólo yo sabía callar. Y sobretodo, pídele de mi parte que cada bocanada de aire te haga temblar, vibrar, sentir, tanto como aquél día, el primer día.. como lo hiciste todos estos años a mi lado, conmigo.



Sólo te pido que le quieras una 
cuarta parte de como lo hice yo.

Aveces el final de algo es el principio de algo mejor.




1 comentario: