Valientes

martes, 18 de junio de 2013

En lo más profundo de mi..

Tengo nueve millones trescientos treinta y tres mil veintidós defectos; dieciséis caras diferentes; mil cambios de  humor diarios; un millón de cicatrices; una mala hostia que lo flipas; amigos verdaderos que se cuentan, tan solo con los dedos de una mano; un orgullo al que no soy capaz de dejar de lado; una habilidad increíble para fingir que ya no me importas; a buenas puedes conseguir todo lo que quieras de mi, a malas ni te plantees abrir la boca; una gran alergia a la gente falsa; ganas de vivir, a ratos; un deseo enorme de ser feliz y la estúpida manía de pensar cuatro tonterías cada noche, antes de irme a dormir. Tengo la manía de dejar las cosas tiradas por ahí, soy un auténtico caos, tanto dentro como fuera de mi cabeza y mi corazón todo anda completamente desparramado, desperdigado, falta de orden. A veces se me va la pinza de una manera muy poco convencional, grito, salto... digamos que, cuando se trata de estar alegre y activa, puedo ser la más viva de todas, que pocos me ganan a despierta y pocos me ven hacerlo También suelo hacer las cosas en el último momento, siempre invierto el dicho: "primero el placer y luego el deber", porque lo primero es la diversión, al fin y al cabo, solo viviré una vez. Tengo el vicio de escribir su nombre en el cristal de la ducha cuando el vapor se condensa sobre él y dibujar un corazón al rededor, parezco gilipollas... como si eso fuera a hacer que me quiera. Siempre quise un amor como los de película pero, pensándolo mejor... ¿Para qué? ¡Solamente duran dos horas! Cuando se trata de querer, acostumbro a derrochar amor por todos mis poros durante todos los segundos del día. No intento que todos me cojan cariño, pero hago que me quiera la gente que quiero, y con eso me sobra. No pretendo tener mucho más de lo que realmente necesito, no me interesa la última colección de moda, ni un montón de cosas inservibles que no sabría ni donde colocar. Tengo suficiente con lo básico y esencial. Tengo nueve millones trescientos treinta y tres mil veintidós defectos... pero me quiero.


Demi Lovato - This is me

Si puedes soñarlo, puedes hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario