Valientes

lunes, 2 de abril de 2012

Un TIC sin un TAC

Son las 18.56h de la tarde. Las horas pasan. El tiempo vuela. El tiempo ya no cuenta. Los relojes solo hacen TIC, el TAC se fue el mismo día que tu desapareciste. Sola. Estoy sola sentada en un banco mirando al mar, con una fanta de naranja en la mano y en la otra mi queridísimo HTC. Ya no soy nadie. Veo la gente pasar. Gente que hasta entonces me gusta ver, imaginar el porque al levantarse se habían puesto esa ropa. ERROR, mi mente ya no piensa en eso. No se fija en la ropa. Ahora fijo mi mirada en las caras. Y en cada una de ellas pongo la tuya mientras busco desesperadamente la de verdad. Mientas mi corazón lleva un ritmo frenético, vagando por cada una de esas personas en busca de ese ansioso y desesperado TAC que un día dejé atrás. Esta decidido tengo que encontrarlo. SI o SI. Yo fui la que dejo que se fuese, a la que dejo que el tiempo se fuese. ERROR, estaba equivocada cuando pensaba que él tenia la culpa de todo.
Corro, corro a marchas forzadas, parezco un velocista que corre por llegar en 10 segundos el primero a la meta. En mi caso solo tarde 4 minutos 56 segundos, sí, aún lo recuerdo. Pico al timbre. Me encantaba su timbre era el clásico ding dong, que ahora por desgracia sólo era un diiiiiiiiiiiiiiing. No. No puede ser. Él me abre la puerta. Estaba con una toalla tapándose las piernas. Es tarde pensé. Todo ha terminado. Le miré, le miré fijamente. Y noté como brillaban mis ojos. Le sonreí. Si, le sonreí. Y salí corriendo. Nunca me molesté en preguntar que hacía con una toalla en las piernas, simplemente pensé que lo habría pillado en un mal momento y que en su cama habría alguien más. No me molesté en pensar si podría ser que hubiese acabado de salir de la ducha, estaría a punto de vestirse o recordar que él siempre iba con una toalla entre las piernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario