Valientes

lunes, 9 de abril de 2012

Salida de emergencia.


Notaba que la soledad se estaba apoderando de mí. Podía notar la fragancia del silencio. La luz de la oscuridad. La melancolía de mi anterior vida. Podía notar una mirada clavada en mí. Podía notar la ausencia de aire que hacía dos segundos se encargaba de despeinarme. Estaba sola, absolutamente sola, sin nadie a mi alrededor, en un agujero negro del cual no sabía salir, no podía ver la salida, era todo demasiado oscuro. ¡¿DÓNDE ESTÁ LA SALIDA?! me preguntaba una y otra vez. Espera. Primero debo recordar la manera de como he acabado ahí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario