Valientes

martes, 3 de abril de 2012

Almas entrelazadas.


Aquí estoy. Otro día más. Repleto de lluvía, oscuridad y rayos de sol que luchan por salir a la luz, rayos que quieren transmitir esperanza de un nuevo día a todos aquellos que la han perdido ya.
Es increíble que como por cada sitio que paso, cada olor que noto, cada gusto que presiento, cada voz que oigo, cada alma que oigo me hagan recordar ati. Sólo la presencia de un chico alto, guapo y un poco desastre me hagaa recordar a ti. Anhelo nuestras conversaciones largas y temerosas por el telefono en las que no pasaban ni dos minutos y ya me estaba volviendo a reir. Hoy es otra vez nuestro día de las dos montañitas, tanto tiempo a pasado, tantos besos perdidos, tantos abrazos fríos a uno mismo, tantos recuerdos vivos, tantas esperanzas rotas y todo por el deseo y desespero de un ansiado, humilde y sincero corazón. Tal vez físicamente no estemos juntos, tal vez nunca volvamos a estarlo por diferentes motivos, por diferentes formas de pensar, diferentes maneras de ser. Pero sabes que en lo más profundo de nuestro corazón, sí, en el de los dos, nos amaremos. Por el simple hecho que estamos destinados ha hacerlo. Nuestras almas siempre han estado entrelazadas, siempre han luchado por ver un nuevo amanecer, han luchado por todas las adversidades que se han encontrado. Ahora no será diferente. Todo lo que hemos vivido nos ha hecho más y más fuerte. No sé que será más fuerte si unirnos físicamente o unas almas unidas hasta el fin de los tiempos. Porque no habrá otra que la pueda sustituir. Te quiero serán nuestras dos palabras prohibidas que jamás volveremos a pronunciar por eso solo tenemos que recordar esa dulce melodia que nos salia al decirlo en un tiempo lejano, en un tiempo presente que ya no está.

1 comentario: