Valientes

miércoles, 27 de febrero de 2013

Más que un escondite..

Sólo dos pasos me separaban de mi pasado, estaba apunto de entrar a la que hasta hacía relativamente poco, había sido mi segunda casa. El sitio a donde acudías cuando te sentías sola, triste o bien con ganas de pasar un buen rato.  Era el lugar donde estar sin compañía era imposible, y apagado, muchísimo menos, siempre había algo o alguien que te ayudaba a tirar hacía delante. Tal vez eran los valores que día a día te iban inculcando a través de las lecciones, las reflexiones o bien las "terapias de clase", que muchas veces acababan sustituyendo la clase normal. También podía ser el constante apoyo y respaldo que tenías al lado diariamente, que podías afirmar con certeza que no caerías sola ni un segundo, ni lo estarías a la hora de levantarte.
Afortunada o desgraciadamente, todo lo bueno se acaba para dar paso a otras experiencias, nuevas rutinas con nuevas personas que están por conocer. Ese ha sido mi caso. Pero es inevitable sentir una nostalgia, melancolía y muchas veces tristeza de no estar allí. Ver a cada uno de esos adultos que han marcado una parte importante de tu vida y que hoy por hoy en parte te han hecho ser como eres. Puede que sea porque allí, en ese pequeño gran edificio están tus mejores y peores recuerdos, tus lágrimas y sonrisas enterradas bajo cada trozo de ese patio, porque allí está tu historia, tus recuerdos, tu pasado, una gran parte de tu vida. En un mismo sitio donde has ido experimentando, viviendo, aprendiendo a sentir, innovando, escuchando, trabajando para ser quien eres.
Todos tenemos un pequeño refugio al que acudir, una persona con la que sabes que puedes contar, un sitio donde siempre que vayas te traerá buenos recuerdos, y lo echarás de menos. Todos tenemos ese algo que nos emociona cada vez que lo recordamos, eso sí, siempre, sonriendo. Hay días en los que me gustaría volver a vivir un día allí, las exigencias, las estrictas normas, las reflexiones de buena mañana, la sonrisa de los profesores con sus bromas y particularidades que les hacen ser diferentes los unos a los otros, sentarse en la tercera fila justo al lado de la puerta, tropezarse cada vez que subías a la  tarima para ir a la pizarra, moverse por ese gigantesco y acogedor patio, vivirlo un rato más. 


Camins - Sopa de Cabra

PD: Necesitaba escribir esta entrada
tan personal.. 

¡POR FIN PUEDO DECIR ADIÓS A LOS TRIMESTRALES!
vidaaa social has vuelto..

Conclusión del día: El tiempo todo lo cura.

1 comentario:

  1. Buenas, soy Cristina:')
    Siento mucho el spam, puedes borrarlo si quieres, que para eso es tu blog.
    Pero quería decirte que he vuelto a retomar mi blog, y sería muy importante para mi que la gente lo leyese de vez en cuando, porque visitando otros blogs y comprendiendo sus frases, muchas veces han conseguido salvarme de cosas insospechadas, y no quiero que mis letras se queden atrapadas sin poder ayudar a nadie.
    Quizás te parezca una perdida de tiempo, pero si quieres, te invito a echarle un vistazo.

    Muchas gracias, tu blog me ha encantado, por eso estoy aquí! :)
    http://wildhearts-freeminds.blogpost.com

    Pd: me alegro de que hayas terminado los exámenes, estas de suerte!♥

    ResponderEliminar