Valientes

domingo, 17 de febrero de 2013

Still here.

Posiblemente yo desde ese día supe que nada volvería a ser lo mismo. Que las locuras sin ti no sería una locura con todas sus letras. Sabía que los inviernos no serían inviernos sin tus cálidos abrazos. Que el verano no sería verano sin tus llamadas. También sabía que el día a día sería mucho más aburrido, desmoralizante y extraño; sin tu sonrisa, sin tus bromas, sin tus chistes pésimos que alegran a cualquiera, sin ti. Sabía que nada de eso volvería a ser lo mismo. Sabía que la razón sería la dueña de mis decisiones, sabía que sin ti nada sería lo mismo. Estaba segura de todo eso pero aún así lo hice. Y lo echo de menos. 
Ha llegado un punto que no sabes cuando te necesito ahora, sí, ahora, creo que tú serías el remedio a cada uno de los vacíos, serías la medicina perfecta, la solución idónea, la felicidad con todas las letras, lo que realmente me convendría a día de hoy. Necesito que vengas, que estés conmigo, aquí y ahora. Repitiéndome una y otra vez que saldrá bien. Susurrándome que sigues aquí que no te has ido. 



Still Here - Natasha Bedingfield

"Still here all the time, when I close
my eyes.."

Conclusión del día: Cuando nos quitemos el miedo empezaremos a disfrutar.




2 comentarios:

  1. Siempre me gustan tus conclusiones del día :P

    Respecto al post, al principio se siente raro cuando alguien falta pero como dicen siempre, hay que ser necesarios pero no indispensables (si era así... o estoy inventando cosas?)

    ResponderEliminar
  2. No sabes la de veces lo que me ha pasado lo de tu entrada
    y tu conclusión, estoy de acuerdo
    besos

    ResponderEliminar