Valientes

martes, 12 de febrero de 2013

¿Tenías que ser tú?

La arena está helada, el viento despeina, el ritmo del mar aumenta, las estrellas crecen, la luna brilla con más intensidad, media tarde que parece una noche cerrada. Tú. Yo. ¿Romántico? Digamos que acogedor. Sí. Mucho mejor.
Estirados en la arena, riendo como dos enanos, confesando lo inconfesable, recordando lo inolvidable, riendo otra vez, haciéndonos tan grandes en un mundo tan pequeño. 
Me gustaba sentir tu mano enlazada con la mía sin importar lo que pudiese llegar a pensar la gente. Nosotros ahora éramos los protagonistas de nuestra historia, de nuestra película, porque al fin y al cabo mañana todo esto sería un recuerdo. Un bonito y dulce recuerdo.
Me susurras al oído cada uno de los significados de las estrellas, estrellas que en cada parpadeo van creciendo más y más. El corazón se acelera, me siento pequeña, me estremezco. Conozco esta sensación y no sólo me gusta, también me asusta. No es la primera vez que la siento pero.. ¿tenía que sentirla contigo? ¿Tenías que ser tú? Tengo miedo de sentirla contigo. 
Contigo todo es más fácil así, como ahora, sin líos. Pero no puedo evitar que cada vez que estamos cerca mil mariposas se apoderen de mi cuerpo, tu sonrisa me robe el corazón y tus abrazos abracen mi alma. 
¿Hay un sitio mejor que este? La respuesta sería no, pero mentiría. Todos los sitios son perfectos si tu estás conmigo, no importan donde lo que importa es que tú estés. Pero sin duda ahora estoy mejor que nunca.
Por un momento consigues que me olvide de todo, consigues que sea yo misma, me haces reír como nadie y me haces sentir la chica más afortunada del mundo por tenerte a mi lado.
La despedida se acerca, no, no, no, cinco minutos más. Necesito alargar esto.
Pasamos de estar tumbados a sentados, tu hombro roza el mio, tu cabeza se apoya en la mía, me miras, te miro. Unos centímetros nos separan, solo unos pocos. Intento resistirme, me cuesta, esto es muy difícil, demasiado. No debo hacerlo, ahora no, aquí no, él no. Aunque ahora mismo sea lo que más deseo, lo que más necesito, lo que más quiero.. Aunque sea de él de quien me estoy enamorando en silencio..

                        "La próxima vez no le dejaré escapar, no".




Te querré en silencio hasta
que llegue nuestro momento.

Conclusión del día: Mientras lo sientas vivelo.




1 comentario:

  1. Te querré en silencio hasta
    que llegue nuestro momento.


    Empiezo a creer que te quiero y empiezo a soñar con tus besos sin embargo no voy a decirlo hasta que tu sientas lo mismo. Porque tengo miedo, miedo de quererte y que no quieras volver a verme.......

    No esperes el momento perfecto, solo busca un momento y hazlo perfecto.....

    ResponderEliminar