Valientes

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Yo hubiese apostado por ti.

Con ella pasé grandes momentos, tal vez menos de los que esperábamos, pero supimos aprovecharlos al máximo. Montones de noches juntas, llenas de confesiones que prometimos que jamás saldrían a la luz. Estaban plagadas de ataques de risa los cuales no podíamos evitar y era contagiado y duplicado hasta no poder parar. Charlas.. charlas hasta altas horas de la madrugada. Podíamos pasar una noche vela e irnos a dormirnos al amanecer juntas. Ahora me arrepiento de no haber vivido más, pero quedan los recuerdos, que no es poco.
¿Sabes? Hubiese apostado todo por ti. Significabas y significas mucho para mi, siempre fue así y aún lo es. Nunca nadie entendió, ni nosotras mismas nuestros cambios de humor y pasar de estar perfecto a odiarnos, pero siempre sabíamos recompensarlo con una sonrisa. Nuestra amistad siempre fue especial. Recuerdo el primer día que todo sucedió, el primer "hola", de seguida cogimos la suficiente confianza para contárnoslo todo, aún, todavía recuerdo la de veces que llegamos a escribir en esa conversación un "exacto..." era increíble como dos personas podían entenderse tanto sin ni siquiera acabar una frase. Supiste por un momento sacar lo mejor de mi, al menos intenté demostrártelo. Nunca quise esto que estamos viviendo ahora, te necesito.
Tal vez nunca vuelva a ser lo mismo, tal vez todo esto no podía acabar bien porque no era nuestro destino, pero yo siempre te he querido y lo sigo haciendo. Perdóname si alguna vez te hice daño o llegaron a tus oídos palabras que yo no he dicho. Perdóname si no supe tratarte como merecía, perdóname por haber sido injusta en algún momento, perdóname por ausentarme, por desaparecer, odio esto, lo odio. 
Es cierto que he tenido mis momentos y que probablemente en algún momento de rabia hubiese dicho cosas que no tocaban pero ¿y qué? Tú, yo, todos sabemos perfectamente que en momentos así no se piensa lo que se dice, no lo hacemos. Tú sabes como soy, sabes que soy débil y que odio todas estas situaciones, las odio. 
No puedo decirte otra cosa, sólo que algún día yo te consideré como mi "mejor amiga", te quise y te quiero. Siempre fuiste especial para mi y estuviste, estuviste en los momentos que más te necesitaba, estuviste cuando otra gente no estaba y me falló, tu te quedaste conmigo y me apoyaste, siempre.
No me voy a arrepentir de escribir esto, no, lo estoy haciendo del corazón y me da igual lo que pienses al leerlo o lo que piensen los demás, da igual, sé lo que siento yo, y sé que probablemente tú, ahora, todo esto, no lo compartas.
Lo siento, ambas hemos cometido errores y aunque las posibilidades de encontrar una solución a esto sean mínimas, yo sigo teniendo la esperanza de que al menos, podamos cruzar una mirada sin rencor y que sea sincera, sólo eso. 
Estaré aquí para lo que necesites. Eso no lo dudes nunca.



PD: Recuerdo perfectamente el día que me 
pasaste esta canción, desde entonces
no ha dejado de formar parte de mi lista 
de favoritos, últimamente la estoy
escuchando demasiado.
¿La recuerdas?

12.12.12 y yo en la cama, sin poder
moverme, mala.. que bonito día
tan especial estoy viviendo TT

Conclusión del día: Un amigo es la mano que despeina tristezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario