Valientes

jueves, 6 de septiembre de 2012

-¿Porqué narices estás así últimamente?
+¿A que te refieres?
-La pregunta es simple, ¿porqué has cambiado? ¿porqué has dejado de ser quien eras?
+La respuesta también es muy sencilla. Tú estabas acostumbrada que yo me dejase llevar por lo que hiciese la gente, sin tener ningún tipo de criterio sobre las cosas, ni voz ni voto para poner orden a mi vida. En realidad, lo tenía. Pero no lo había encontrado. Y llega un momento en que te replanteas muchas cosas, como por ejemplo que coño estás haciendo para acabar así. No eres tú, no te sientes bien contigo mismo, sientes que eres alguien con cuerpo y con sentimientos que no puede reproducirlos ni hacerlos realidad. Simplemente eres un cuerpo..
-Sí, pero es que ahora ya no eres tú.
+Te equivocas, siempre he sido quien los demás han querido que fuese y de esa manera conseguían que yo fuese todo el día detrás suyo, les aguantase, no me enfadase y exclusivamente yo tragaba con todo, sus problemas, los míos y siempre callada. Yo estoy llena de secretos que sinceramente hubiese preferido no enterarme nunca. Porque dime que se supone que tienes que hace si sabes un secreto que afecta a una persona que quieres muchísimo pero es de otra persona que aún te importa más, dime, ¿como lo valoras? Como sabes quien si y quien no. Elecciones, elecciones y más elecciones. Y estoy harta. 
-Esta claro que tenías que haberlo contado.
+Así? Tal vez. Pero que poder tengo yo de decidir quien merece saber la verdad y quien merece ser mentido, quien merece que le traicione y quien merece que le haga un favor. No es cuestión de valorar quien me importa más, es el hecho que yo no puedo decidir sobre la vida de alguien. No es mi secreto. 
Resumiendo, yo he dejado de ser quien los demás querían que fuese ahora de momento estoy intentando conocerme, saber que es lo que quiero realmente, hacer oídos sordos a palabras necias de gente que dice que te quiere, pero solo, sabe hacerte daño. Gente que conoces desde siempre y luego... ZAS. No te puedes fiar de nadie, miento, sí, siempre hay esa persona inesperada que de repente aparece a tu vida y te ayuda como nadie y se queda contigo en lo bueno y en lo malo. 
-Veo que lo tienes muy claro...
+Claro no, clarisimo. No voy a dejarme manipular más por esa gente tan... inmadura.

Mi vida, mi decisión y bien acompañada.

1 comentario:

  1. Me encanta esta entrada, me siento identificada con ella.
    Besos :)

    ResponderEliminar