Valientes

viernes, 7 de septiembre de 2012

¡Después del primer amor vienen sapos!

Es curioso como las personas tendemos a recordar cosas involuntariamente que no sabemos porque nos acordamos siempre y sin embargo ésas cosas que te gustaría recordar fácilmente tienes que hacer un pequeño esfuerzo. Por ejemplo, nadie se acuerda de la primera navidad, del primer regalo de reyes, de la primera sonrisa que hizo, el primer sueño, la primera ilusión y sin embargo recordaremos siempre el primer beso, donde, cuando como y con quién fue, la primera vez que nos enamoramos y lo más común y cierto... el primer amor. Sí, ese que cada vez que lo oyes por mucho tiempo que haya pasado y muchas circunstancias hayáis vivido siempre consigue darte un vuelco al corazón. Sin saber porque podemos revivir una y otra vez la magia del primer beso con él, el primer "te quiero" susurrado en tu oreja que te producen un largo y cálido cosquilleo que te recorre todo el cuerpo. Todos sabéis de que estoy hablando, la mayoría hemos conocido esa sensación. Todos hemos tenido un amor por el que hemos llorado, con el que hemos reído hasta que nos duela la barriga, ninguno de nosotros ha podido evitar sonreír al cruce de nuestras miradas, todos hemos sido cobardes, fuerte, valientes, miedosos y... orgullosos.
-Sabes que Natalia? Yo soy de las que piensan que el primer amor no se olvida, y es al que
probablemente queramos más y nunca habrá uno como él, habrá parecidos pero no idénticos. Aún así el primer amor siempre se va, siempre y da paso a otras relaciones y a futuros sentimientos y puede que no le quieras igual que al primer, de hecho no lo harás, pero los querrás mejor. No será fácil, pero será un poquito más, más experiencia y más ilusión. Resumiendo al primer amor se le quiere más pero a los demás se les quiere mejor.
+Tienes razón Sandra... pero aún así yo nunca podré olvidarle. Entonces es normal que sienta esto después de tanto tiempo... es normal que le quiera y no le olvide.
-Claro que es normal, no le dejarás de querer nunca y jamás, jamás le olvidarás.. y obviamente nada será de color de rosa como pintan en todas las películas con final feliz y comiendo perdices.
+Hace tiempo que dejé de creer en esos tipos de finales. Me conformó con un principie verde que me quiere y que no me dejé ir al llegar la media noche.
-Eso está bien.. aunque yo sigo queriendo mi sapito verde.. el cuál poco a poco se irá convirtiendo en un príncipe rojo que me despertará siempre de los sueños más profundos..
+Sapito verde eh...
-¿Que pasa? Me gustan los sapos!
+jajajajajajaja vale vale...


Nunca nada será color rosa..


1 comentario:

  1. me encanta esta entrada, tienes mucha razon & te repito me ha llamado muchisimo la atencion guapa<3

    TE SIGO VALE? PASATE POOR EL MIO & SIGUEME PORFAAA :$
    eternidadcontigo.blogspot.com

    ResponderEliminar