Valientes

domingo, 10 de marzo de 2013

Hablemos de oportunidades

Hay veces que no es cuestión del destino, ni fruto de una casualidad, ni si quiera del mismísimo azar, hay veces que todo es mucho más simple y sencillo que todo eso en lo que solemos invertir nuestras esperanzas. Hay momento en que las cosas son tan sencillas como aprovechar una simple  oportunidad, saber verla, encontrarla y capturarla, haciéndola nuestra. Sí, sólo una. Coger al vuelo esa pequeña posibilidad y vivirla. Sentir que está dentro de ti, que la tienes en las manos, que es tuya, que puedes hacer con ella lo que a ti te apetezca, lo que tú quieras, lo que tú desees.. Es tuya, sólo tuya, nadie puede quitártela. Déjate llevar, no importa lo que venga después, las consecuencias deberían ser el segundo plato, el cero a la izquierda, el último mono al cuál escucharías, no deben ser una prioridad para ti, sólo una pequeña probabilidad existente. Nada más. Porque cuando te dejas guiar por ellas, por las consecuencias, estás perdido. Tu cabeza ensordece a tu corazón y lo cegará de razón, dejando atrás a tu instinto, a tu principal sentimiento y éste se destruirá. Será entonces cuando aparecerá el "y si.." que nos corroe por dentro, que no nos deja disfrutar tu elección, que nos hace dudar de si esa opción es la correcta, la que te conviene, la que realmente querías. Por eso he decidido que una oportunidad es como una estrella fugaz, no se ven todos los días, pero hay estar en el momento justo, en el sitio adecuado y si se da el caso, con la persona correcta y cogerla, aprovecharla y vivirla, sin importar el después, el mañana. Y lo más importante que nunca habrá dos oportunidades iguales, nunca. 


Bruno Mars-Talking to the moon

PD: Sé que he desaparecido, no hay 
excusa ninguna, ni ningún motivo.. 
sólo que no sentía nada por lo que escribir.. Vacía.


Conclusión del día: Tengo todo lo que quiero y quiero todo a lo que tengo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario