Valientes

lunes, 12 de enero de 2015

Un día estás arriba y al otro no sabes ni dónde estás.

¿Cómo se puede estar un día tan arriba y al otro tan abajo? ¿Cómo pueden cambiar las cosas tanto en cuestión de horas? ¿Cómo? Hace dos días estaba feliz, feliz porque pensaba que podía, que lo estaba consiguiendo. ¿Y ahora? ¿Ahora qué? Supongo que debo bajar al mundo real, a un mundo que siempre ha sido un poco cabrón conmigo, perdonadme el vocabulario, pero no hay otra palabra. ¿Cuándo llegará mi momento? ¿Hay algo que realmente pueda conseguir a la primera alguna vez? ¿Porqué siempre tengo que atravesar un millón de obstáculos para conseguir algo? ¿Porqué? ¿Las cosas no podría ser más fáciles por una vez en la vida para mi? Solo pido una.. 
Pues sí, hoy ha habido algo que ha hecho que me plantee si es esto para lo que valgo, porque tal vez no soy lo suficientemente buena, tal vez me falta ese algo que todos tienen, quizá me precipité por luchar por un sueño sin valorar la idea de que posiblemente ese sueño no fuese para mí. O quien sabe, también puede ser las miles de cosas que tengo la cabeza al mismo tiempo, sé que no es mi mejor momento, pero no pienso poner eso como excusa, jamás, me considero una persona madura y responsable para saber que si fallo es cosa mía, a pesar de haber dado todo y más de mí.
Y ahora no sé que tengo que hacer. ¿Puedo hacer más de lo que llevo haciendo estos días? Yo considero que no. Sólo me falta no dormir, no comer, nada. No puedo hacer más. No puedo. Quizá fueron los nervios. Quizá fue mala suerte. No lo sé. Me dicen que debería estar orgullosa porque me esforzado, pero... ¿de qué sirve eso cuando ves que no esta compensada la relación entre esfuerzo y resultado? Yo te lo digo, de nada. Por eso me pregunto ahora... ¿Qué hago ahora? No quiero rendirme, pero tampoco quiero ver como vuelvo a fallar. He fallado y posiblemente volveré a hacerlo. ¿Y entonces qué? Tal vez si eso ocurriese debería replantearme muchas cosas. 
Quiero luchar. Hasta el final. No quiero rendirme. Pero esto no ayuda... no ayuda nada. Confiaré en mí hasta el último momento, pero... 
No puedo seguir escribiendo.



3 comentarios:

  1. "¿Cuándo llegará mi momento?"
    Me sentí muy identificada. Hermoso.
    Un besazo <3

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu blog, esta cuidado al detalle estoy en una situacion super parecida a la tuya. Tengo un blog en el que al crearlo lo hice con la idea de ser nosotr@s mismos y no temer a lo que piensen los demas, un lugar donde poder expresarte como quieras, un lugar en el que es super importante el ser fiel a uno mismo y el sentirse bien al serlo. Me gustaria que todas aquellas personas que quieran expresarse libremente, contar algun temor que les de verguenza contarlo a alguien cercano o simplemente quieran contar su experiencia en algo acudan alli porque estaria encantada que al menos el blog sirviese de algo util. Un besito enorme
    http://losecretosdelucia.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. A veces me sentí exactamente así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar